El blog de Teatro en Madrid

El fracaso siempre ha sido un mantra sumamente eficaz para crear historias atractivas y suscitar las risas. También para provocar la diversión de las personas inteligentes, especialmente cuando hablamos de frustraciones ampliamente compartidas. Y tal vez las más comunes de todas las desgracias sean las que tienen que ver con las relaciones de pareja o las cuitas personales en las que casi todos nos afanamos para estar bien acompañados.

Pues bien, los cómicos esenciales Marcos Mas y Riki López están dispuestos a sentar cátedra y mostrarnos el camino para encontrar pareja y perderla muy pronto o incluso para no encontrarla nunca y entregarse solícito a otros menesteres más dudosos y sombríos. Para ello, estos reconocidos guionistas y monologuistas nos ofrecen la comedia ‘Solteros exigentes‘, un completo compendio y una vibrante antología de despropósitos, todos ellos orientados a ‘no comerse una rosca’ o bien a atiborrarte de roscas y que invariablemente te provoquen una severa indigestión de soledad y aburrimiento. La soledad viene a ser como un plato de arroz blanco, que es muy poco divertida pero puede protegerte de males mayores si tu ‘salud emocional’ es frágil.

Parece que hay mucho de autobiográfico en este disparatado espectáculo de Marcos Mas y Riki López, ya que tan brillantes guionistas y humoristas precisan ocupar mucho tiempo para dar rienda suelta a su talento artístico, hasta el punto de contar con pocas treguas para lograr entablar relaciones perdurables con un mínimo de éxito y decencia. En consecuencia, ellos tienen mucho que enseñarnos, a ritmo de carcajadas, ya que están acostumbrados a desenvolverse en un medio del todo hostil, en el que las parejas huyen y las relaciones se diluyen.

Sabemos que no está bien reírse de la desazón o el infortunio ajeno y mucho menos aprovecharse de él, pero encuentro pocos planes tan endiabladamente atractivos como ir al Pequeño Teatro Gran Vía, del 12 de julio al 30 de agosto, y disfrutar de una excelente función cómica de ‘Solteros exigentes‘. Te reirás, aprenderás y puede que encuentres allí solteros o solteras menos exigentes que tú, dispuestos o dispuestas a hacerte caso, aunque seas un plasta irredento.

Escribe un comentario


Grupo Smedia