El Blog de Teatro en Madrid

carlos sobera ministro teatro

Marta Torrón. Club Smedia

Yo tenía intriga por saber cómo tenía Carlos Sobera colocado su Camerino… ¿Tendría trajes colgados? ¿Estaría en zapatillas? ¿Sería más feo que en la tele? ¿Más guapo? Casi sin darme cuenta, (el conocido presentador de ‘Atrapa un millón’), ya nos había invitado a pasar y a sentarnos en su cama. (¡Guau!, estaba sentada en la cama de su camerino… ¡Qué raro!) Hablamos un rato con él, nos presentamos. Le contamos que somos del Club Smedia y que la entrevista  es para nuestro blog… y así fuimos entrando en materia y acercándonos al tema al que nos íbamos a dedicar durante el siguiente cuarto de hora. Empezamos a hablar de distintos temas: primero, claro, de ‘El Ministro’, comedia que protagoniza y que está desde el 1 de octubre en la cartelera del Teatro Cofidis, de su compañera de reparto Marta Torné, y luego  de España en general y de Madrid en particular… pero sobretodo hablamos de quién esCarlos Sobera.

Yo estaba tensa, era mi primera entrevista y nunca se sabe por dónde puede salir el actor: Estaba a una hora de estrenar y seguro que con miles de cosas en la cabeza. Pero estaba tranquilo.

Charlando con él nos contó que es una persona normal, normalísima. Que podía incluso llegar a ser anodino, de lo normal que es. (¿Tan normal?) Pues sí. Pero lo que destaca entre toda esa normalidad es que es muy divertido. Extremadamente gracioso. No paró de hablar y de contarnos experiencias interesantes de su carrera, y también alguna de su vida personal. Nos habló también de sus defectos (muy comunes, a decir verdad) ‘No tengo defectos porque soy de Bilbao, y somos muy cercanos a Dios (risas). Pero si hay que mencionar alguno, tengo los defectos típicos de los hombres: egocentrismo, inmadurez, síndrome de Peter Pan, irresponsabilidad genérica. Tópicos masculinos’. Si hubiese empezado por lo de ‘tópicos masculinos’ ya no hubiese hecho falta enumerarlos todos.

A pesar de su experiencia, todavía se pone nervioso antes de salir a escena. Desde su punto de vista, los nervios que se sienten en el teatro y en la televisión son los mismos, pero varían en intensidad. Los nervios del teatro se parecen mucho en intensidad a los nervios de un directo en televisión, y duran hasta una hora y media después de haber terminado la obra. Tras ella, Carlos Sobera nos confesó que le gusta estar en casa sin hablar y mirar las estrellas.

Su ritual para la buena suerte es pisar siempre el escenario con el pie derecho, aunque no entiende por qué hace ‘esa chorrada’. También tiene otras manías como santiguarse antes de subirse a un avión. Pero si tengo que elegir, me quedo con el momento en el que tuvo su peor experiencia en el teatro. Dijo que lo había pasadofatal en una de las representaciones de  ‘Palabras encadenadas’. Al igual que la mayoría, Carlos Sobera piensa que lo peor que le puede pasar a un actor es que se olvide del texto porque es algo gravísimo y dice que es una pesadilla que les persigue a todos. A él se le olvidó el texto en el clímax de la obra, en el juego de las palabras encadenadas, el momento en el que se definía el final del espectáculo… ‘Y se me olvidó el texto en la parte de las palabras encadenadas, y si yo ganaba la mataba. Y en eso consistía la función. Y de repente en la función número 80 no me preguntes porqué, un domingo por la tarde en el juego de las palabras me quedé en blanco’. Así que parece que a Carlos ese día no le funcionó su ritual de entrar en el escenario con el pie derecho. Pero no fue la única experiencia interesante. Hablamos de su infancia y de lo que quería ser cuando era pequeño. Durante su infancia, Carlos se pasaba la noche imitando las películas del Oeste que veía en la televisión, especialmente las de John Boy. Tenía nueve años cuando su colegio hizo la prueba para una obra de teatro, de la que no recuerda el nombre (pero si la primera frase:  ‘Ay, infeliz de mí que ni siquiera tengo mosquitos en la nariz’). Se presentó a las pruebas y consiguió el papel principal. ‘Fíjate si quería ser actor que en aquel momento ya buscaba el protagonismo’. Aunque seguro que en aquel momento no tenía la compañera de reparto que tiene ahora. No ibas a dejar pasar la oportunidad de preguntarle por Marta Torné, declaró en el ‘El hormiguero’ que lo más duro de la función es tener que tocarle el culo. Él entiende las envidias, -Es un placer inusitado pero para él es algo estrictamente profesional – Bromeó.

Carlos Sobera se ha convertido en ‘El Ministro’ del Teatro Cofidis Alcázar, pero a pesar de esto no le gustaría reunirse con ningún ministro español. Dice que últimamente ha habido gente que habla con mucha cordura y que no ha conseguido nada y que él no tiene ninguna varita mágica para que le hagan caso. Ni siquiera se reuniría con el ministro de Educación, cultura y deporte. Aceptaría reunirse con el presidente Mariano Rajoy para proponerle una crisis de gobierno (risas).

Yo estudié artes escénicas, y no quería despedirme de Carlos sin pedirle un consejo. ‘Sobre todo tesón, hay que estar todos los días trabajando tengas el resultado que tengas. Y paciencia. Esta profesión es grata a la larga pero hay muchos ingratos. Y fe en uno mismo, aunque eso es un consejo para la vida en general. Hay que irradiar sentido y convicción. Es necesario transmitir seguridad para que confíen en ti. Pero sobre todo tesón y paciencia’.

Además, Carlos Sobera nos ha contestado a una pequeña entrevista en la que nos cuenta más cosas: que admira a Jesucristo y a Mario Vargas Llosa, que recuerda Barakaldo cuando tenía 100.000 habitantes, y otras cuestiones interesantes de su vida que nos confiesa en un vídeo muy cercano que aquí podréis ver:

Categorías: CLUB SMEDIA, PROTAGONISTAS

Escribe un comentario


Grupo Smedia