El blog de Teatro en Madrid

COMPRAR ENTRADAS

Juan José Campanella prácticamente no necesita presentación en el mundo del cine. Entre su filmografía encontramos obras tan conocidas como ‘El hijo de la novia’ o ‘El secreto de sus ojos’, película que le valió premios como el Goya o el Oscar.

Ahora llega a Madrid a presentar la primera obra de teatro que ha escrito y dirigido, ‘Parque Lezama’, una adaptación de la obra original de Herb Gardner (‘I’m not Rappapot’). La obra de teatro se estrenó en Buenos Aires en 2013, y se mantuvo en cartelera hasta 2015, cuando inició una gira por el país.

Aprovechando su visita a Madrid, hemos estado charlando con él, para que nos cuente todo sobre este espectáculo.

¿Qué es Parque Lezama? ¿Qué van a encontrar las personas que vean la obra?

Me animo a decir que es una de esas obras que me hizo reír y me emocionó tanto que me cambió un poco la vida. La primera vez que la vi tenía 25 años y fue el descubrimiento de un tono, de una manera de contar, de la cual me enamoré inmediatamente y lo apliqué en mis películas, que tonalmente, no son más que una copia de Parque Lezama, de la obra original.

La protagonizan dos señores de avanzada edad que están en un banco, en un parque, pero que representan personalidades y actitudes que no tienen nada que ver con la edad. Uno es un rebelde que quiere cambiar el mundo, el otro es un conformista que quiere pasar completamente desapercibido. De alguna manera se vuelve a poner en juego el conflicto de Quijote y Sancho, tiene mucho que ver con eso. Pero en el parque además ocurren más cosas, se encuentran con otros personajes: con un dealer, con una chica en apuros, con el patrón de uno de los personajes, etc. Se ponen muchas cosas en juego que permanentemente tratan de responder a una pregunta: ¿cuándo se acaba la vida? Y la obra invita a vivir a tiempo completo hasta el momento en que el cuerpo te diga basta. 

¿Cómo son los dos personajes principales, de Antonio y León, aparentemente tan contrapuestos, pero que van complementándose a medida que avanza la obra?

El personaje de Luis Brandoni es un personaje que toda la vida ha sido un luchador, pero un luchador de baja categoría, no ha sido un referente de nadie, ha peleado luchas muy pequeñas, pero siempre con un sentido de épica. El otro es un encargado de un edificio, que ya no ve muy bien, lo quieren despedir, pero su técnica, en vez de pelear, es la de pasar desapercibido, y cree que esa es la sabiduría de la vida.

Así, el personaje de Luis, en vez de cambiar el mundo, toma como objetivo cambiar a este personaje.

¿Qué representa el parque Lezama para los argentinos, y por qué es tan importante en la obra?

Por lo pronto, es el parque en el que se fundó Buenos Aires, el punto de fundación de la ciudad. Además, es un signo de los tiempos, porque nosotros tenemos Los Bosques de Palermo, más parecido al parque de El Retiro en Madrid, un lugar muy lindo, enorme, con bosque… Pero el parque Lezama quedó como una plaza grande en medio de la ciudad, donde pueden estar dos jubilados que se ponen a charlar, pero también hay dealers, ladrones, hay de todo. Es un parque urbano, donde la vida se ha ido mezclando. Yo diría que es un punto neurálgico como el de cualquier gran ciudad. 

¿Cómo ha sido la adaptación de la obra original, que transcurre en Nueva York, al público argentino, y ahora, al público español?

El tono es el mismo tono de comedia dramática que tiene la obra original. Quizá el referente más claro español es Berlanga, la comedia italiana (Ettore Scola, Mario Monicelli, Dino Risi) y luego la comedia judía americana con Billy Wilder o Woody Allen, tiene mucho que ver con eso.

Al pasar de Estados Unidos a Argentina hubo muchos cambios, sobre todo creativos, no solo por el cambio de lugar. Se potencia el personaje del “Sancho Panza” para hacerlos más iguales. No es un lugarteniente del otro, sino que son los dos iguales, porque era el conflicto que más me interesaba.

Veo que con España no hay diferencias. Quizá hay que suavizar alguna palabra que no se entienda o quiera decir lo contrario, pero su temática es tan universal, que no necesita una adaptación. Son tan grandes actores, que es un placer verlos, y va a ser muy gracioso. Si la gente encontró humor y se divirtió con ‘El hijo de la novia’ o en la misma experiencia de ‘Art’, de Ricardo Darín, que ya hizo aquí, no va a tener ningún problema con eso.

¿Cómo es preparar una obra de teatro, en comparación con trabajar en el cine?

Es más fácil. ¡Para qué vamos a victimizar! Tiene desafíos más creativos que físicos. Nosotros, como audiencia, estamos tan sobreestimulados… un plano secuencia en el cine ya nos parece largo. El desafío del teatro para mantener el interés del espectador es encontrar algo que permanentemente esté tocando nuestras emociones, que nos haga reír, que nos atrape, que nos apasione… Es un desafío más creativo.

Pero físicamente las jornadas de 16 horas del cine, a 7 grados bajo cero o bajo la lluvia… todo eso no lo tienes en el teatro. En ese sentido es una experiencia más amable.

Sí se hace duro a largo plazo, sobre todo para los actores, porque si la obra tiene éxito, ellos son los que tienen que estar en el escenario todos los días, pero en general, la preparación físicamente es menos demandante. 

¿Y a la hora de escribir?

A la hora de escribir tiene sus diferencias. El esfuerzo físico es el mismo, pero creativamente, depende de las habilidades de cada uno. Por ejemplo, a mí me gustan mucho los diálogos. Y en el primer acto de Parque Lezama, que se desarrolla durante el atardecer, va anocheciendo frente a nuestros ojos sin que nos demos cuenta durante casi una hora, en la que ocurren muchas cosas, un diálogo nos va llevando a otro diálogo, y eso a mí me encanta, es liberador.

Por otro lado, tienes que buscar esa estructura de estímulo, conflicto, resolución, etc. con menos medios.

Parque Lezama viene avalada por 5 premios Estrella de Mar en Argentina. Si hablamos de cine, tenemos que mencionar el Goya o el Oscar conseguidos con ‘El secreto de sus ojos’. En televisión has dirigido capítulos de ‘House’ (Universal) o de ‘Halt and Catch Fire’ (AMC). Con esta última conseguiste una nominación en South by Southwest. ¿Qué te falta por conseguir?

¡Lo que falta es el sueño imposible, que es que se mantenga todo así!

En ‘Halt and Catch Fire’ estuve desde el principio, y ahora me gusta trabajar así en televisión: si puedo estar, desde el piloto, como en esta serie. Es una serie en la que me encantó trabajar, y fue mejorando con el tiempo ¡cuando yo ya me fui!

¿Cómo haces para seleccionar un proyecto, en qué te basas?

Lo primero es que me guste, que nunca sé muy bien por qué pasa, pero también en que no haya algo igual y mejor. Si me vas a mandar un proyecto de un boxeador desconocido que triunfa, tiene que ser mucho mejor que Rocky. La mayoría de cosas que me mandan son cosas que ya se han hecho y que tienen un ejemplo glorioso. Otro médico con problemas de conducta… pues no me interesa.

La serie Colony, en la que también trabajé, me encantó porque era el viejo subgénero de invasión extraterrestre, pero nunca se veía a los extraterrestres, estaba más bien tratado como la resistencia en contraposición con los colaboracionistas… los creadores habían estudiado mucho la invasión nazi en París; era muy interesante, pero no funcionó.

Sin embargo, con todas las plataformas digitales, se necesita mucho contenido, hay mucha variedad.

Se hace mucho, pero a veces cuesta conseguir autores buenos, porque hay una sobre ocupación. Están haciendo escribir a gente que no está preparada y está costando mucho. Se están haciendo más de 400 series por año, solo en EE.UU., ¡yo ya no veo nada!

¿En qué estás trabajando actualmente? ¿Habrá más teatro? ¿Y cine?

¡El teatro me encanta! Porque solo hay que conseguir llenar la sala. Además, hay una relación más íntima con el público. Cuando es comedia dramática, que es el género que a mi más me gusta, se forma una cosa espectacular en el teatro.

En Buenos Aires estamos haciendo otra obra y además ahora estoy construyendo un teatro allí, así que tendremos que hacer cosas para llenarlo.

Y en cine estoy en la postproducción de ‘El cuento de las comadrejas’, mi próxima película, una coproducción con España y Tornasol Films.

Parque Lezama’ se estrena el próximo 28 de agosto en Madrid, en el Teatro Fígaro. Las entradas ya están a la venta. Más de 300.000 espectadores la han visto en Argentina, y ahora llega a Madrid de la mano de Smedia y de Seda, junto con su productora argentina, El Tío Caracoles.

COMPRAR ENTRADAS

Categorías: PROXIMOS ESPECTACULOS

2 Respuestas hasta el momento.

  1. […] obra de teatro está dirigida por el director de cine Juan José Campanella, ganador de un Oscar por la película ‘El secreto de sus ojos’, y director de otras cintas tan […]

  2. […] Juan José Campanella lo ha conseguido prácticamente todo en el mundo audiovisual. Si hablamos de títulos como ‘El hijo de la novia’ o ‘El secreto de sus ojos’ (Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 2010), no necesitaríamos contarte mucho más, pero es que, además, ha dirigido capítulos de series como House, Colony o Halt and Catch Fire. […]

Escribe un comentario


Grupo Smedia