El Blog de Teatro en Madrid

ESPINETE NO EXISTE PEQUENO TEATRO GRAN VIA

Con la distancia y la perspectiva que el paso del tiempo nos otorga, no tenemos más remedio que reconocer que la década de los años 80 del pasado siglo (¡cielos, qué mayores nos hemos hecho!) causo notables estragos en más de una generación. A algunos porque los pilló en su candorosa infancia y a otros porque nos pillo en la veintena, casi en la treintena o aún más ancianos. Lo cierto es que aquellos años ochenta dejaron huella, con retazos positivos y algunos otros que no lo fueron tanto.

Aquella década tan singular configuró todo un universo peculiar de aspectos, climas, situaciones, personajes y objetos que decidió quedarse para siempre dentro de nuestro mundo más íntimo y personal. Sin duda, es el tiempo que resulta más recordado y añorado para la generalidad de los que ahora somos adultos y presuntamente responsables.

Uno de los más brillantes espejos que han conseguido crearse respecto de aquel tiempo es la magistral comedia ‘Espinete no existe‘, de Eduardo Aldán, un brillante y descarado homenaje a todos los que vivimos aquellas locuras en primera persona y a toda la escenografía y los tópicos que nos acompañaron. Especialmente a aquellos que, por razones de edad y condición, compartieron sus tardes con Espinete, con Don Pimpón, con Triki, el monstruo de las galletas, con la Bruja Avería y otros muchos.

GRUPO SMEDIA ESPINETE NO EXISTE TEATRO MADRID

A estas alturas, ya casi se han agotado los elogios y críticas excelsas para ‘Espinete no existe‘, ahora que nos disponemos a disfrutar de su octava temporada de representaciones en el Pequeño Teatro Gran Vía. La verdad, Eduardo Aldán ha logrado fabricar el ‘cuerno de la abundancia’ de la risa (con perdón), y no tiene aspecto de que el filón vaya a agotarse en bastante tiempo. El éxito ha sido generalizado y mayúsculo para esta comedia de monólogos.

Cuando sube el telón en cualquier función de ‘Espinete no existe’, los monólogos de humor de Eduardo Aldán te transportan a un planeta en el que resulta imposible dejar de reír, sin poder evitar que la comicidad haga aflorar las lágrimas a nuestros ojos, en una sucesión inacabable de placenteras y nostálgicas convulsiones.

Espinete no existe‘ nos hará sentir otra vez como niños, aunque se trate de niños canallas, malencarados y gamberros alejados de cualquier tópico al uso. Y todo eso te ocurrirá aunque en tu infancia fueras el empollón o el acusica de la clase.

‘Espinete no existe’ regresa al escenario del Pequeño Teatro Gran Vía a partir del próximo 20 de septiembre. Un año más, se avecina una intensa tormenta de risas.

1 Respuesta hasta el momento.

  1. […] temporadas completas y una en camino de ‘Espinete no existe‘ dan para mucho. Está claro. Todo ello representa que los elogios y parabienes siguen […]

Escribe un comentario


Grupo Smedia